Entendemos el proyecto de arquitectura como el proceso creativo que desarrolla una propuesta plástica y espacial que permite solucionar necesidades de habitabilidad propias a cada caso, y el proyecto de construcción como la ejecución de una propuesta espacial, en base a procesos constructivos que generan un producto de tangible y concreto, verificable en su calidad.